El criptocrimen bate récords y alcanza los 12.000 millones

La ciberdelincuencia se hace de oro gracias a las criptomonedas. Una cantidad equivalente a unos 12.000 millones de euros acabaron en manos de criminales el año pasado.

Es sabido que las divisas digitales vivieron un boom en los mercados en el 2021. Por ejemplo, en medio de una fuerte volatilidad, el bitcoin tocó el pasado año su máximo histórico al superar los 60.000 dólares. Pero el incremento de su valor atrae el interés de los criminales que usan divisas digitales para exigir rescates o llevar a cabo fraudes gracias al anonimato que proporcionan, ya que a menudo es difícil remontar a la identidad de los usuarios.

Un estudio de Chainalysis destaca como las transacciones ilícitas son solo el 0,15% del total

Y así, el monto de criptomonedas ingresadas a billeteras digitales vinculadas a actividades ilícitas (como estafas, negocios que tienen lugar en el llamado internet oscuro o rescate exigido por el virus ransomware), aumentaron en el 2021 un 80% con respecto al año anterior, dijo la pasada semana la firma de análisis Chainalysis en un informe.

El valor total batió un récord, al superar por primera vez los 14.000 millones de dólares (unos 12.000 millones de euros). “El abuso criminal de la criptomoneda crea enormes impedimentos para su adopción continuada, aumenta la probabilidad de que los gobiernos impongan restricciones y, lo peor de todo, victimiza a personas inocentes en todo el mundo”, lamentaba Chainalysis. Esta firma subraya cómo los criminales saben sacar provecho de las nuevas tecnologías para blanquear el dinero.

Lee también

Los ataques informáticos se disparan por el teletrabajo y las criptomonedas

PIERGIORGIO M. SANDRI

Computer code displayed on screens arranged in Danbury, U.K., on Monday, Jan. 4, 2021. In the spring, hackers managed to insert malicious code into a software product from an IT provider called SolarWinds Corp., whose client list includes 300,000 institutions. Photographer: Chris Ratcliffe/Bloomberg

Del dinero ilícito originado por actividades criminales hay una parte sustraída directamente a los ahorradores inocentes. “La gente está apostando como en la ruleta rusa, esto significa que hay muchas oportunidades para que las personas acaben siendo victimas de estafas”, dijo Kim Grauer de Chainalysis.

Mucho tiene que ver con el éxito de las llamadas plataformas financieras descentralizadas (DeFi). Estos sitios ofrecen préstamos, seguros y otros servicios financieros sin pasar por la vigilancia tradicionales como bancos u organismos reguladores.

Según estas fuentes, el robo general de criptomonedas se quintuplicó a partir del 2020, y el año pasado se robaron alrededor de 2.800 millones de euros. De esta cantidad, aproximadamente el 72% del total, se sacaron de sitios de DeFi, donde los desarrolladores crean oportunidades de inversión falsas antes de desaparecer con el efectivo de los inversores.

Lee también

Las criptomonedas se desploman hasta un 80% desde máximos del 2021

REDACCIÓN

Ethereum es la criptomoneda elegida para esta subasta

Sin embargo, para poner la investigación en su contexto, la actividad ilícita representó solo el 0,15% del volumen total de transacciones criptográficas, su nivel más bajo desde el 2017. Así que los récords marcados el año pasado –en términos de valor– son en gran parte imputable al aumento del precio de las criptomonedas.

Ahora bien, en términos de volumen, el mercado legal de los criptoactivos se disparó en el 2021, con un incremento del 550% hasta alcanzar los 13,9 billones de euros. Los defensores de las criptomonedas opinan que estas transacciones aumentan a un ritmo muy superior a las ilegales, lo que indica la mejora del estado de salud de este sector.

Pero el académico de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini, muy crítico con el bitcoin, volvió hace poco a decir que las monedas digitales “no son un activo, no tienen uso, ni utilidad, ni son medio de pago. Son una burbuja especulativa que favorece estafas y actividades criminales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.